Ellos nunca sienten frío,
ellos nunca hacen lío.
Ni se bañan,
ni se peinan
y no tienen que votar.
Parecido a estar dormido:
no se tapan,
ni oyen ruidos,
y no sueñan pesadillas
y no hay que madrugar.
No trabajan,
no se cansan,
no les duele más la panza
No se olvidan,
ni lastiman,
y no tienen que ordenar.
Todos tienen algo que envidiarle a los muertos.
No hacen colas,
ni se apuran
y la plata no la usan.
Como no hablan,
nunca mienten,
ni se van a equivocar.
Todos tienen algo que envidiarle a los muertos.

Los Muertos - Acorazado Potemkin







-----------------------------------------------------------------------




El amor
Mirá vos, no era morfo...

ORIGEN (Mucho antes que ésto y ésto)



¿Por qué ahora sentía ese revoltijo en el estómago, como si una decena de pájaros aletearan en su interior queriendo salir, todos al mismo tiempo? Se quedó absorto mirándola cómo recogía uno a uno los hongos que crecían a la sombra de un árbol, llevándolos a una bolsa que se encontraba casi llena. ¿Qué había cambiado? La conocía de casi toda la vida, y nunca le había pasado nada similar. Repentinamente, por un torpe movimiento, uno de los troncos que traía desde el bosque para hacer leña se le resbaló y cayó sobre el empedrado del camino, produciendo un sordo ruido. La niña se giró asustada, pero ni bien notó quién era, cambió su expresión de temor a una cara divertida, entrecerrando los ojos y mostrando una amplia sonrisa. En cambio él no pudo cambiar su expresión de tonto y permaneció con los ojos fijos y la boca entreabierta por unos segundos más.

-¿Todo bien?- inquirió ella.

Bruscamente el muchacho trató de apartar su mirada y responder, aunque sonrojándose en el intento.

-Emm… Si-

-¿Qué hacías?-

-Volviendo del bosque. Me mandaron a buscar madera para el fuego-

Conllevaron una trivial charla por unos minutos, pero el muchacho rápidamente se había abstraído nuevamente, perdiéndose en la profundidad de los ojos que tenía enfrente, seguramente estaba contestando otra vez con monosílabos, pensó, pero que importaba si podía estar ahí, contemplándola.

-¿Vamos?- Dijo de pronto ella.

Así emprendieron, juntos, el corto camino de regreso a Aguas Bajas, y casi sin razón, súbitamente, salió a colación el tema de conversación que iba a signar al muchacho de por vida, el detonador de tantos males, de tantas calamidades y penurias.

-¿Alguna vez pensaste en salir de acá? De Aguas Bajas digo- dijo la niña, girando en torno a ella, como una bailarina sobre un escenario –Yo sí-

-Mmm… ¿Para que irse, si acá tenemos todo? –

-¿Es que no soñás? ¿No soñás con ser alguien importante? No podemos hacer nada en un pueblo como éste…-

-¿Alguien importante?-

-Sí, tonto. Alguien poderoso, capaz de influir en el mundo. No sé, como un gran guerrero, recordado por los juglares, un rey… o un Mago-

-Los guerreros son cosas de leyenda, que son sólo eso, leyendas. Los reyes ya no existen. Y los Magos son sólo una panda de ratones de biblioteca que no hacen más que recluirse en su Universidad y leer sus gordos libros –

La niña se paró de golpe y se giró en torno a él.

-Sí ya sé, pero no pierdo nada soñando, yo no quiero echar a perder mi vida en éste pueblo. Al menos ellos desde su Universidad, como vos decís, influyen en las decisiones del Secretario, ayudan a la República a ser lo que es, y si bien ya no son necesarios en el campo de batalla como antaño, siguen siendo de las personas más poderosas, casi Dioses sobre esta tierra-

Pero que le importaban a él la Magia y los Dioses, si todos y cada uno de Ellos, sabían muy bien que en ese instante era incapaz de prestar atención a otra cosa que no sea el puro sonido de su voz. Y todos y cada uno de los Regentes de ese y todos los Universos, también sabían que en ese plano espacio temporal, no había mujer que a él le hubiese parecido más hermosa sobre la faz de cualquier mundo del Multiverso. Podía quedarse horas mirándola, escuchándola hablar, dedicándose solamente a asentir con la cabeza o pronunciar algún monosílabo de respuesta.

Pero algo lo hizo reaccionar y se dio cuenta del porque de tanta afición a los Magos. Recordó que el abuelo de la niña pertenecía a la Orden y que había muerto sirviendo a la República en la Batalla del Vado, o algo así le había contado su madre. Sintió entonces haber hablado tan apresuradamente, pero antes de que dijera nada, ella ya había dado media vuelta y a largos pasos se ponía nuevamente en camino hacia el pueblo. No pudo articular palabra, y se quedó mirando como la niña se alejaba, sóla, con su admiración por la Magia.

Magia. Era en lo único que podía pensar allí parado como un bobo entre los altos campos de centeno de los afueras de Aguas Bajas, con la mirada perdida en un punto entre los bosques linderos del pueblo y la nada. Los troncos ya estaban esparcidos alrededor, dejados caer uno por uno. Magia. Se lo repetía una y otra vez para sí mismo. Sintió de pronto la necesidad de ser Mago, para ser admirado, y apreciar de parte de ella un sentimiento de reciprocidad. ¿Pero cómo demonios iba un chico de catorce años, medio despistado, campesino y pobre, acceder al estudio del Arte? Además, ¿no debía nacerse con cierto don? Lo único que él sabía hacer era cuidar la cosecha y el ganado, y hasta había veces que ni eso hacía bien y terminaba perdiendo alguna res que luego su padre debía salir a buscar.

Se sentó en el suelo, quedando oculto completamente a la vista de cualquiera que pasase a más de un metro. Recogió las piernas, abrazó sus rodillas y bajó la cabeza. Así en esa posición permaneció pensando.

El Arte era la única puerta que había visto para entrar al corazón de quien tanto admiraba, o eso creía, tal vez, y como es normal, cegado por el amor. Pero también era una puerta cerrada que no se iba a abrir sólo empujando, aunque en ese momento era capaz de pechar tan fuerte como hiciera falta, hasta derribarla. Su corazón sentía la terrible necesidad de protegerla, de entregársele completamente, de cumplir todos y cada uno de sus deseos. Sentía en su interior un mar bravío, capaz vencer hasta las poderosas quimeras de los cuentos que le contaba su madre, con tal de llegar hasta ella.

Así, con esa mezcla de sentimientos, iba creciendo en él una ilusión, y de pronto empezó a sentir que lo tenía todo a su alcance, hasta la Magia, y que no tenía nada por perder, si al final, era sólo un chico de catorce años, medio despistado, campesino y pobre.

Congoja... angustia… presión… ahogo… ansiedad… inquietud… intranquilidad… desazón… impaciencia… agitación… preocupación… expectación… turbación… incertidumbre… nerviosismo… molestia… malestar… pesadumbre… ofuscación (de la mala ^_^)… inseguridad… indecisión… disgusto… fastidio… cansancio… aburrimiento… desgano… confusión…

Obviamente que palabras buenas también hay, pero son, ahora, menos. Tampoco quiere decir que sea un emo, pero vamos, que todos tenemos altibajos. El tema es que corren fuertes vientos de tormenta como quien dice.

Puede ser que el nivel de preocupación sea demasiado? Puede ser. Cuando una persona muy querida y cercana te dice: -RELAJATEPORFAVOR-, es porque verdaderamente te tenés que relajar. El problema está, como dice la canción:

Cuando decido cambiar de actitud / cuando no hay nada que me salga bien / cuando me creo cualquier espejismo / hablo conmigo mismo y vuelvo a caer


Pero bueno, todos sabemos que lo que queda es levantar la cabeza y meterle para adelante nomás. También, para ser un poco más positivo, puedo citar a Pérez Reverte, que mediante la voz de Don Francisco diría:

En batallas más duras nos hemos batido Diego


Puede ser, el tema es que hay que batirse, y de vuelta con Quevedo, no queda sino batirnos, pero igual es duro. Se que el RELAJATEPORFAVOR es la solución a todos los problemas, la panacea mágica de todo drama, desdramatizar, pero bueno, a algunos se nos hace difícil.

Traza un plan que nunca falle, yo lo puedo hacer fallar


Y me voy a leer, porque es lo que me deja acostarme sin pensar en ninguna otra cosa, diría otra persona querida y cercana, porque como Richard Ford (autor de la trilogía “El periodista deportivo”, y no el chocolatero) dijo:

Las respuestas a la vida están en las novelas





Claro, con razón, hoy es lunes... ^_____^
Hoy, simple... todavía no puedo hablar de cosas supuestamente más importantes...
Dejo para el final el obvio resultado de haber bebido en las fuentes vulgares de la verdad: nunca seremos más jóvenes que hoy; jamás volveremos a ver a nuestros muertos; el tiempo no retrocede; el amor perfecto no existe; hay un verso que está siempre a punto de revelársenos y que no escribiremos nunca. Para los hombres de verdad, este no es el final de sus sueños, sino más bien el principio...

-A.D.

La ciencia moderna aun no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas

-S.F.

The trouble with the world is that, the stupids are full of confidence and the intelligents are full of doubts.

-W.S.

Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.

-N.M.

Hijos, lo intentaron tanto como pudieron, y fracasaron. Cual es la leccion? Nunca intentar.

-H.S.

If you love someone, put their name in a circle; because hearts can be broken, but circles never end.

-B.L.

FFVIII

I'll be here...
Why...?
I'll be waiting here...
For what...?
I'll be waiting for you... so...
If you come here... you'll find me...
I PROMISE.

Esperando la vuelta

Ese gran filósofo naranja

De Sangre y de Miel

La vida es una moneda...

I don't like mondays

Iván Noble en Studio

Gente