Muchas veces pareciera que la gente, o es muy cararrota, y se banca la pesadumbrés de condenar a alguien (la palabra condena la uso de una forma muy general, pero se entiende la idea), o directamente no tiene conciencia de sus actos, en cuyo caso, no se tiene noción de lo que causa en la otra persona, siendo o un@ verdader@ idiota, o un@ real hij@ de puta.

Liniers, en su tira, anunciaba el fin de la empatía.




… y creo que hace mucho que ya se dio, pero por ahí es increíble como nos cagamos entre nosotros, y como nos olvidamos rápidamente de qué es lo que el otro significa (o debería significar). Si alguna vez le tuvimos algún respeto, se esfuma de golpe (aunque sea por poco tiempo), y eso es lo que duele; y así de repente también olvidamos el valor de la otra persona.

Como dice el tema, lo único que hacés con “alguien que te ha dado todo, y ahora vendes sus entrañas”, es lastimarlo por adentro. Porque por lo general el que sale lastimado, por su valor, no va a ir a recriminar nada a nadie, sino que se lo guarda y espera una muy poco posible reflexión de la otra parte.

Se perdió la nobleza.

Siguiendo a Ortega y Gasset, quien tenía unas ideas bastante claras de la nobleza que él llamaba “del espíritu”, para distinguirla de la nobleza “de sangre”, la heredada; se puede decir que:

La nobleza del espíritu elegía distinguirse por una conducta, que el hombre masa pudiera identificar como prueba de su superioridad. La criatura noble elige una conducta noble, aún cuando supiere que ésta no será reconocida por la criatura vulgar, y no lo hace para conservar privilegios, la verdadera nobleza tiende a creer que en caso de que vinieran a discutírseles tales privilegios, los mismos serían reconocidos enseguida, apenas la criatura noble se lo propusiera, y la mayoría de las veces no se lo propone.


Todo eso se fue al carajo para algunos, pero al carajo de verdad. Después no nos creamos con el derecho de señalar al ajeno, si al final uno termina siendo la misma mierda.

Pensemos un poco más en quien tenemos al lado, y en que hacemos (o dejamos de hacer), para mantenerlo ahí. Pensemos en que haría el otro en nuestro lugar ¿nos cagaría?...

Claramente no estoy escribiendo con enojo propio, sino con un enojo más "general" (o dos particulares ^^), haciendo de ésto (ojalá), un disparador de reflexión...



Últimamente, ésto de escribir no se está dando, y siempre encuentro algo que quiero [pero no quiero] mostrar. Iba a reseñar algo de NTVG pero, como quien diría, pintó bajón y no sale nada nada, asique el finde estuvo enteramente dedicado a Rowling, arquitectura y Dolina. Y como hace veinte minutos que veo el cursor parpadear en el mismo lugar, y no me sale nada más, me voy a dormir...




>__<
Gracias a Ares que [a veces] me da 20 minutos por semana de paz total...



Dejo para el final el obvio resultado de haber bebido en las fuentes vulgares de la verdad: nunca seremos más jóvenes que hoy; jamás volveremos a ver a nuestros muertos; el tiempo no retrocede; el amor perfecto no existe; hay un verso que está siempre a punto de revelársenos y que no escribiremos nunca. Para los hombres de verdad, este no es el final de sus sueños, sino más bien el principio...

-A.D.

La ciencia moderna aun no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas

-S.F.

The trouble with the world is that, the stupids are full of confidence and the intelligents are full of doubts.

-W.S.

Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.

-N.M.

Hijos, lo intentaron tanto como pudieron, y fracasaron. Cual es la leccion? Nunca intentar.

-H.S.

If you love someone, put their name in a circle; because hearts can be broken, but circles never end.

-B.L.

FFVIII

I'll be here...
Why...?
I'll be waiting here...
For what...?
I'll be waiting for you... so...
If you come here... you'll find me...
I PROMISE.

Esperando la vuelta

Ese gran filósofo naranja

De Sangre y de Miel

La vida es una moneda...

I don't like mondays

Iván Noble en Studio

Gente